Personalidad y casta en Ribera de Duero

En Ribera de Duero se unen la personalidad y la casta, en una marca que se consolida como un patrimonio gastronómico de nuestro país. Por eso, en Consabormediterraneo.com, marca de la Jamonería de la Quinta, que cuenta con tienda online

por consabormediterraneo.com - Miércoles, 15 de Febrero, 2017 a las 20:26

En Ribera de Duero se unen la personalidad y la casta, en una marca que se consolida como un patrimonio gastronómico de nuestro país. Por eso, en Consabormediterraneo.com, marca de la Jamonería de la Quinta, que cuenta con tienda online en ibericodirecto.com, te contamos acerca de Ribera de Duero y la historia de esta compañía.

Borja Osborne es el mayor de seis hermanos, vive en El Puerto de Santa María y pertenece a la famosa familia de bodegueros del Marco de Jerez.

Accionistas de la empresa, no participan en su gestión, pero como llevan el vino en los genes, en 2000 pusieron en marcha Iberian, presente en nueve denominaciones de origen. Todas al margen de Jerez, donde han llegado a un acuerdo con la familia y distribuyen los Very Old Rare Sherry, los más viejos, caros y maravillosos vinos generosos de Osborne.

Elaboran en Ría Baixas, Rueda, Rioja, Bierzo, Cava-Penedés, Vinos de la Tierra de Castilla, con pequeñas producciones y en colaboración con amigos bodegueros. Su inversión más potente está en Toro donde sacan al mercado Yaso. Disponen de una bodega, Cal Grau, en Priorat donde elaboran vinos como Badaceli, La Petite Agnés y Les Ones, que están entre los mejores de la denominación, y que se basan en 22 hectáreas de viñedo en suelos pizarrosos magníficos. En Ribera de Duero está el corazón de su empresa, la punta de lanza y la mayor fama de sus vinos, con la firma Viñas del Jaro.

Borja Osborne husmeó por Ribera de Duero a finales del siglo pasado donde buscaba una finca y unos viñedos para comprar, e iniciar su producción vinícola. Antes había conseguido justa fama de ser hábil a la hora de elegir terrenos de calidad. Encontró en Pesquera de Duero la finca El Quiñón, de 65 hectáreas de superficie y 46 de viñedo, bajando en ladera.

Es una especie de valle donde también se encuentran dos vecinos preeminentes: Hacienda Monasterio, al frente de la cual está otro jerezano, Carlos del Río, de González Byass; y Dehesa de los Canónigos con la familia Sanz Cid al frente. Todos son buenos amigos, y la calidad de la materia prima que llevan a sus bodegas, indica que la zona tiene un valor especial, representa un terroir con mucha personalidad, diferente y de muy buen nivel.

Aquí elaboran de la mano del enólogo Álvaro Trigueros, Jaros, su vino base, con 16 meses en barrica y una pequeña aportación de cabernet y de merlot. Su 2014 aparece con buena fruta, balsámicos, tonillos especiados y una presencia suave de la madera. En boca es sabroso, rico, con buena estructura, muy agradable. Su precio es de 16 euros.

Mucho más complejo y concentrado es Chafandin 2014, que toma su nombre de un bandolero vallisoletano del siglo XIX. Elegante y serio, presenta buena fruta madura, con tonos minerales y balsámicos, que son la marca de la casa. En boca aparece robusto, pero vivo, con mucha raza, muy Ribera de los buenos. Su precio es de 30 euros.

El alta gama de la casa es Sed de Canaá, también de 2014. Se llama así porque Borja, emocionado al probarlo, pensó que si había un vino que podría servirse en las Bodas de Canaá sería éste. De pequeña producción, es elegante, expresivo, con muchos matices donde triunfa la fruta madura; y una boca potente y sabrosa. Cuesta 90 euros.

En 2015 los hermanos Osborne se aliaron con el empresario mejicano Ernesto Tinajero, algo que les permitirá hacer nuevas inversiones, desarrollos en tecnología y dar un mayor impulso a la firma.

Fuente: http://www.expansion.com/directivos/estilo-vida/rincones-gastronomicos/2017/02/07/5899a7c5ca4741d40e8b45d6.html