La historia de la bota de vino de piel de cabra de Las Tres Z.Z.Z.

La bota de piel de cabra y pez de la marca Las tres Z.Z.Z. es todo un símbolo de reunirse, compartir y reír. A día de hoy se sigue fabricando de forma artesanal en Pamplona y la empresa exporta gran

por consabormediterraneo.com - viernes, 13 de abril, 2018 a las 18:00

La bota de piel de cabra y pez de la marca Las tres Z.Z.Z. es todo un símbolo de reunirse, compartir y reír. A día de hoy se sigue fabricando de forma artesanal en Pamplona y la empresa exporta gran parte de su producción. Por eso, en La Jamonería de la Quinta, con tienda online en ibericodirecto.com, te contamos la historia de la bota de vino de piel de cabra de Las Tres Z.Z.Z..

Tres eran tres, aquellas niñas, estas zetas. Las letras que identifican a las botas de vino de mayor abolengo tienen explicación en un acontecimiento familiar, el nacimiento de unas trillizas que han acabado por tener fama internacional estampadas cual símbolo del zorro sobre piel curtida. Y así viajan por medio mundo haciendo patria botera.

Situados estamos ya en Pamplona, a la altura de 1916, año en el que al botero Gregorio Pérez, de origen oscense, le cambia tanto la vida con la paternidad múltiple que no puede por menos que rebautizar en honor de las tres “zagalas” el negocio, en el que llevaba desde 1873 primero asociado con el navarro Eusebio Iglesias. Por cierto, la máquina con la que serigrafían las letras es la más moderna en el taller ¡y es de 1973! Lo cuenta el actual gerente, Héctor Pérez, apenas unos meses en el puesto como consecuencia del relevo en la propiedad de la empresa, en manos de la cuarta generación. “El proceso de fabricación es idéntico al de aquellos años: se da la vuelta a la piel a mano, se impregna la pez a mano… Las únicas máquinas que se emplean son la de coser la bota y la de serigrafiar”.

Suman siete empleados en la actualidad, cuando llegó a haber 40, que mantienen vivo un oficio en retroceso, el de manufacturar estos odres camperos para echar un trago al aire libre. El tacto de la piel curtida transporta a jornadas de campo, a comidas familiares en las que pasaba de mano en mano y donde las risas estaban por encima del bouquet del vino, un retrogusto a días que indefectiblemente acababan con manchas en la pechera, que catar el tinto en caída libre tiene su arte, como sucede también con su pariente el porrón.

En 2017 impermeabilizaron y cosieron 14.500 botas en Las Tres Z.Z.Z., producción que esperan elevar este año para aproximarse a 19.000. Muchas acabarán animando conversaciones en otras latitudes: además del evidente atractivo como souvenir, Pérez cita la exportación como un pilar importante del negocio. “El 23% se vende en Latinoamérica, México y Chile sobre todo. Todas las semanas recibimos pedidos de allí”. Curiosa esta afición por un recipiente cuya trazabilidad es difícil rastrear. “Es un producto tradicional”, resume el gerente.

Si la manufactura es la original, tampoco ha variado la materia prima. “Se sigue utilizando piel de cabra porque es la mejor, tiene la densidad justa de pelo para que la pez agarre y es muy suave. Trabajamos con dos proveedores que hacen un curtido vegetal natural, sin químicos”, explica. El ungüento maravilloso con el que se impermeabiliza el cuero reforzado con triple cosido es la pez, a partir de resina de pino. Es el alma de la bota y determina su carácter y longevidad. “Es exclusivamente para tinto, porque no casa bien con el blanco y no se puede utilizar con gaseosa, ni licores… Para eso tenemos las que están tratadas con látex que incluso se pueden meter en la nevera. Con las de pez hay que tener la precaución de no someterlas a temperaturas excesivas. Si se cuidan un poco pueden durar toda la vida. Aquí reparamos algunas que tienen más años que yo”, ríe Héctor Pérez. Ese paso por el taller suele ser precisamente porque por exceso de calor la pez “se haya venido abajo” o para cambiar el brocal de baquelita, “porque el cliente tiene cariño por esa bota y prefiere arreglarla en vez de comprar una nueva”.

Con capacidad de hasta tres litros, la estrella es la clásica de litro y medio, recta (entre 35 y 38 euros) o curva (entre 36 y 40 euros), disyuntiva en la que parecen pesar los usos y costumbres por encima de la ergonomía. En el catálogo de Las Tres Z.Z.Z. hay también una Suprema de color oscuro que “se vende muy bien en Andalucía para las romerías” y la de pana, apreciada por cazadores y montañeros como parte de la equipación campera.

Fuente: http://www.expansion.com/fueradeserie/gastro/2018/04/09/5ac7466ce2704ed6168b4610.html

Colabora con

Envíanos la información que quieres añadir a este artículo de Love Canarias.

Nombre *

Email *

Asunto *

Mensaje *

Confirmo que he leído y aceptado estos términos.

Captcha*
captcha

Colabora con

Ayúdanos a ofrecer una mejor información en este artículo de Love Canarias ¡Muchas gracias por corregirnos!

Nombre *

Email *

Tipo de error *

Corrección*

Confirmo que he leído y aceptado estos términos.

Captcha*
captcha

Colabora con

Comparte con nosotros una fotografía o vídeo relacionado con este artículo. ¡Muchas gracias!

Nombre *

Email *

Foto
o
La imagen debe tener al menos 320x260 píxeles.
El tamaño máximo de la imagen es de 5 MB.

Vídeo

Confirmo que he leído y aceptado estos términos.

Captcha*
captcha

relacionados

opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Canarias en tu correo

¿Quieres recibir en tu correo todas las novedades y eventos que hay en las Islas canarias?

Suscríbete a nuestro newsletter